Zona privada

Accede a otro tipo de información.

Acceso usuarios

¿No recuerdas tu contraseña?

¿Aún no te has registrado? ¡Regístrate!

Parroquia. Consejo de Economía

Formación de la comunidad

19/01/2017

LA VIDA SOCIAL A LA LUZ DEL EVANGELIO

 

La nuestra es una religión del más acá. A Dios le preocupa y mucho lo que hacemos con el hermano.

De Dios se supo a raíz de un conflicto laboral en Egipto (“he visto la opresión de mi pueblo” Ex 3-7). Aglutinó al pueblo de Israel y los dirigió a una utopía (la tierra que mana leche y miel). En el éxodo el Padre pasó de la asistencialidad del maná a la institucionalización legal de la utopía (la tierra es de Dios, prohibición de comprar y vender, de prestar a interés, años sabáticos y jubilares) en donde la ley la da Dios y sólo hay jueces, pero los hombres, como en todos los tiempos, no le hicieron caso, la brecha entre pobres y ricos fue creciendo, y se nombraron reyes. Los profetas entonces denunciaron la injusticia equiparándola a la idolatría.

El Antiguo Testamento acaba en un callejón sin salida, y la única solución es que venga el mismo Dios a arreglarlo. La espera del Mesías.

Por fin llega Jesús, quien nos muestra lo cercano del Reino de Dios, eso sí, protagonizado por el hijo del hombre, no por un rey de este mundo. Y subraya que lo más importante es que dicho Reino reside en nuestros corazones convertidos.

Aunque desde los Padres de la Iglesia existía esa sensibilidad, no es hasta 1891 cuando León XIII con la Rerum Novarum comienza una visión global del mundo socioeconómico por parte del Magisterio de la Iglesia, en ella buscaba una solución intermedia entre socialismo y capitalismo. En el Concilio Vaticano II en la Gaudium et Spes 1965 se pone el acento no en la tensión entre clases sino la relación de países norte-sur. Y en 1991, 100 años después de la primera encíclica, Juan Pablo II en Centesimus annus certifica el fin del comunismo y alerta contra los peligros del capitalismo.

Caritas in veritate Benedicto XVI 2009 y Laudato si Francisco 2015, intentan tratar puntos de actualidad en un tema siempre candente.

Sin embargo, el mundo parece no escuchar y seguir su propio camino, ahora como entonces parecemos encontrarnos en un callejón sin salida.

Pero sí hay esperanza, tenemos el mensaje de Jesús que nos alienta hacia la conversión de corazones que nos lleva al Reino:

-      El ser humano, principio y fundamento del orden social.

-      Destino universal de los bienes.

-      Concepto de bien común

-      Participación en primera persona de los interesados en la resolución de sus necesidades, y de subsidiariedad de los poderes públicos.

-      Opción preferencial por los pobres.

Ven Señor Jesús.

Compartir
Enviar a un amigo
© 2012-2018 Parroquia de «Ntra. Sra. de Las Angustias». Albacete • Aviso Legal
Diseño y Hosting